Colocación

                  

Antes de comenzar la aplicación es importante que planees tu diseño. Tené en cuenta que la superficie a la que lo vas a adherir -paredes, vidrios, espejos, azulejos, maderas, metales, etc-  tiene que ser lisa y debe estar limpia y seca.

Mantenimiento:

Los vinilos son lavables. Para limpiarlos sólo tenés que pasarles suavemente un trapo con un poco de agua y detergente. No utilizar productos abrasivos.

Si tu vinilo vino sin transfer:

Despegar de la lámina blanca sólo el extremo superior del vinilo y adherilo a la pared para posicionarlo sobre ésta.

Continuar despegando lentamente el resto del diseño de la lámina a medida que lo vas adhiriendo a la pared. Es fundamental que, para facilitarte el trabajo, te ayudes con una espátula o tarjeta de crédito presionando firmemente tu vinilo sobre la superficie a pegar.

Finalmente, si quedasen burbujas, pinchalas varias veces con una aguja y luego volvé a pasar la espátula o el dedo.

Si tu vinilo vino con transfer:

Con la ayuda de la espátula aplastá bien el vinilo del lado en que se encuentra el tránsfer. El tránsfer es la hoja traslúcida, no la blanca de base. Esto se hace para que todas las partes del vinilo se adhieran bien al tránsfer.

Despegá la mitad de la hoja blanca de base. Todos las partecitas deben quedar pegadas al tránsfer y ninguna debe quedar en la hoja blanca, de ser así volvé para atrás hasta que se adhiera todo. Y ahora volvé a pegar esa parte de la hoja y hacé lo mismo con la otra mitad, siempre dejando una mitad de hoja blanca pegada. Esto sirve para que el vinilo termine de adherirse perfectamente al tránsfer.

Ahora pegá el extremo superior del tránsfer a la pared, en donde hiciste las marcas de altura, según el luegar en donde quieras aplicarlo.

Con ayuda de la espátula o tarjeta de crédito continuá pegando el vinilo a la pared junto con el tránsfer y a la vez, continuá despegando la hoja blanca de base

Una vez adherido todo el vinilo a la pared, ayudalo a terminar de fijarse con una espátula o tarjeta de crédito.

Ahora sí, es hora de despegar el tránsfer. Siempre conviene hacerlo con las manos pegadas a la pared y que el tránsfer baje lo más paralelo a la pared posible. Finalmente, si quedasen burbujas, pinchalas varias veces con una aguja y luego volvé a pasar la espátula o el dedo.

 

Newsletter

Redes Sociales

Contactanos

  • Echeverría 3260